Loading...

Innovación: un proyecto estudiantil de bajo costo para el estudio avanzado del cerebro

Home / Novedades / Innovación: un proyecto estudiantil de bajo costo para el estudio avanzado del cerebro

Matías Leonetti, alumno de la Facultad de Ingeniería de la Universidad del Salvador, desarrolló una Interfaz Cerebro-Computadora con Lector de Ondas Cerebrales de Bajo Costo que le da la posibilidad a una persona con alguna discapacidad de interactuar con un entorno determinado.

Debido a que las áreas de producción y servicios que demandan las personas y las sociedades en el siglo XXI requieren cada vez más el uso de nuevas tecnologías, las escuelas y universidades se enfrentan al desafío que presenta la Era de la Transformación Digital.

En ese contexto, la Universidad del Salvador, a través de su premio anual de Innovación y Tecnología, premió un proyecto innovador y revolucionario de uno de sus alumnos de la carrera de Ingeniería en Sistemas. Se trata de la creación de un lector de ondas cerebrales de bajo costo para crear una interfaz cerebro computadora que realmente funcione y ayude, por ejemplo, a personas con alguna discapacidad mental o motora.

El premiado es el reciente graduado Matías Leonetti. El jovencreó esta interfaz a partir de materiales de bajo costo, demostrando que una tecnología de última generación no solamente es accesible para quien dispone de grandes cantidades de dinero, destacó diario Infobae.

Los experimentos de Leonetti. Fotos: Infobae
Algunos de los experimentos de Matías Leonetti. Fotos: Infobae

En diálogo con el diario, Leonetti explicó que «el proyecto nació por curiosidad. Un día ví este tema de interfaz cerebro computadora a muy altos niveles con costos altísimos. Pensé si esto mismo podría estar al alcance de todos. Empecé investigando desde lo médico qué es una onda cerebral o un estado mental, hasta toda la parte de electrónica que desconocía, ya que desde la ingeniería informática se ve poco de electrónica».

«Proyectos de este tipo hay muchos en el mundo, pero no de bajo costo. Aquí quise demostrar que era posible, desde un lector cerebral de bajo costo, crear una interfaz cerebro computadora en forma no física», agregó.

Esto posibilitaría a una persona conectarse a través de Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés) para prender un televisor o accionar una silla de ruedas, o también podría conectarse con Inteligencia Artificial (IA) y reconocer un espacio determinado para enviar comandos o ejecutar acciones. Por ejemplo, un dispositivo que conozca los horarios en que una persona va al baño y le pregunte si necesita ir y allí mismo activar una silla de ruedas con dirección a ese lugar, prendiendo luces, entre otras tareas, lo que le mejoraría su vida.

El trabajo de investigación, demostrado en varios experimentos, comprobó que utilizando un lector de ondas cerebrales de bajo costo es posible establecer una interfaz cerebro computadora o BCI (Brain Computer Interfaces). La tecnología es capaz de recolectar las ondas cerebrales de un individuo, procesarlas e interpretarlas por un ordenador, convirtiéndola en una acción, dándole la posibilidad de interactuar con un entorno determinado.

«Para la lectura de estas ondas, existen dos tipos de métodos: los invasivos y los no invasivos. En este proyecto elegí el método no invasivo debido a su simpleza y por no generar riesgos al individuo, siendo la cantidad de canales y electrodos los que determinan la precisión de la señal, y la cantidad de canales determina el costo de este lector de ondas», indicó

«Esto lo demostré en un vehículo arduino: prototipo de microcrocontrolador que se puede programar con acciones de un simple pestañeo para que avance o se detenga, doble o acelere. Se le pueden conectar sensores instalados en su alrededor, en el piso o techo para que una silla de ruedas vaya recto a una dependencia, por ejemplo», indicó el graduado de la Universidad del Salvador,

«En otro experimento busqué un lector de ondas cerebrales, donde uno puede visualizar con luces led en una torre de 10 escalas los niveles de atención y meditación del cerebro. Cuando uno aumenta la atención en algo baja el nivel de meditación o relax. Hacer mentalmente una cuenta, pensar situaciones, concentrarte, hace que las luces led pasen de rojo o amarillo a verde», puntualizó.

En el último experimento, a través de la interferencia de un pestañeo, Matías pudo prender o apagar una lámpara. El mismo lee la interferencia que genera el pulso para poder pestañear.

El decano de la carrera de Ingeniería de la USAL, Marcelo Zanitti, puso en valor el esfuerzo innovador de Leonetti y destacó que estos proyectos o prototipos pueden servir a futuro a personas con alguna dificultad motriz o neurológica y hasta se pueden realizar acciones en formas remotas.

«Hay un tema generacional, donde los chicos hoy están movilizados por un trabajo social, en personas con dificultades físicas o neurológicas. Estamos pensando en soluciones para la vida», resaltó y afirmó que se observa una creciente demanda de especialistas capaces de aplicar la tecnología en distintos ámbitos del conocimiento y por ello las universidades se encuentran trabajando en el desarrollo de nuevas ofertas académicas que se conceptualizan como «Carreras Híbridas».

Por su parte, la secretaria Académica de la USAL, Nadia Peretti, afirmó que «es muy necesario hoy pensar de otra manera. Antes se ponía el foco directamente en una disciplina. Pero eso cambió y ahora hay que ponerlo en multidisciplinas, interdisciplinas, transdisciplinas, que es lo que estamos trabajando».

«Estamos vinculando varias disciplinas como la médica, psicológica e informática. Es un eje de trabajo muy fuerte que se observa en los trabajos y estudios de hoy. A partir de esto se pueden generar nuevas disciplinas y carreras», resumió.

#USALIZATE Matias Leonetti, alumno de la Facultad de Ingeniería, fue entrevistado por el portal Infobae por su proyecto…

Publicado por USAL – Secretaría de Prensa en Martes, 11 de junio de 2019