Loading...

La metodología Accelium ya se aplica con éxito en colegios de Argentina

Home / Novedades / La metodología Accelium ya se aplica con éxito en colegios de Argentina

De la mano de la empresa Circusedu, hace un año la metodología Accelium llegó a la Argentina y ya está dando los primeros resultados. Implementada en escuelas privadas de jornada completa de zona norte del gran Buenos Aires y en escuelas de gestión estatal de jornada simple del Municipio de Pilar, la metodología está logrando entusiasmar a alumnos, docentes y directivos del sistema educativo.

Accelium es una metodología pedagógica basada en el juego que desarrolla en los alumnos competencias sociales, emocionales y cognitivas. Creada en Israel como un programa intraescolar, y luego implementada en dos tercios del sistema educativo de ese país, logró gran repercusión mundial al exportarse a más de 20 países en todo el mundo. Numerosos estudios dan cuenta del impacto positivo que posee en el aprendizaje de materias curriculares centrales de las escuelas que la utilizan.
De la mano de Juan María Segura, experto en innovación educativa, en Argentina el sistema comenzó a implementarse en 2018 en escuelas de gestión privada, y desde mitad de 2019 se está extendiendo también a las de gestión estatal, específicamente del Municipio de Pilar.
Gracias al apoyo de la Asociación Civil Pilares y al trabajo cooperativo de la Subsecretaría del Municipio de Pilar, un conjunto de escuelas pioneras llevó la metodología Accelium a sus aulas, con resultados sorprendentes. Habiendo completado un programa de capacitación presencial, docentes de primaria de dichas escuelas pudieron verificar en la práctica el interés de sus alumnos por la propuesta, la mejora que la metodología produce en el clima escolar desde la primera clase, y la forma natural en la cual los alumnos se tornan más reflexivos y respetuosos.

Los resultados que se van observando en Argentina, si bien son preliminares (dado el escaso tiempo que el programa lleva corriendo dentro del sistema educativo), coinciden con las observaciones realizadas en otros países de la región. Durante una visita realizada a una escuela de gestión municipal de los suburbios de San Pablo, en Brasil, en donde la metodología llevaba cuatro años de implementación, su directora nos había alertado sobre el redescubrimiento del respeto, la autoridad y la escucha que toda su comunidad educativa escolar había realizado. Ese redescubrimiento, en el tiempo, había tomado la forma de un clima escolar menos violento y conflictivo, con mejores relaciones interpersonales y un renovado interés por el aprendizaje.

 

Publicado por CircusEdu en Lunes, 7 de octubre de 2019

Es de esperar que, de extenderse la adopción de Accelium por parte de otras escuelas en el país, en el mediano plazo se pueda verificar ese cambio positivo de clima escolar, con un impacto directo en la calidad de los aprendizajes escolares.

Para la implementación de Accelium en una escuela de Argentina se requieren condiciones sencillas: el interés de sus directivos y docentes, unas horas de capacitación presencial o mixta, algo de tecnología básica en aula (internet y computadoras para los chicos, que ingresan de a grupos en la plataforma lúdica), y 50 minutos semanales de clase.

En la Escuela N°43 de Pilar, por ejemplo, una de sus maestras de 5to grado, Valeria, resaltó: «lo que más me gustó al trabajar con Accelium es que no sólo pudimos desarrollar y ver la evolución de los nenes en la resolución de problemas sino que ayudó también a la resolución de los inconvenientes escolares. La clase fue muy sencilla de implementar porque están muy bien organizadas y permiten que el docente trabaje con total tranquilidad», destacó.

Por su parte, una docente de primaria de una escuela privada pionera subrayó: «Me gusta la predisposición de los chicos porque es algo atractivo para ellos, que lo esperan. Todas las clases, en algún momento, cuando viene la parte de la aplicación a la vida cotidiana, siempre ellos traen ejemplos que tienen que ver con el recreo. Creo que lo bueno que funciona en una escuela debería funcionar en todas. Un cambio de la educación sería que todo esté al alcance de todos. Si esto pudiera llegar a todas las escuelas del país sería espectacular». 

Para más información, consultar en www.circusedu.com.ar o enviar un correo a exequiel@circusedu.com.ar.
FUNDADOR DEL MÉTODO ACCELIUM

Revista Colegio entrevistó durante su última visita a nuestro país a Tzvika “Quique” Feldfogel, emprendedor educativo y fundador del método junto a dos socios en Israel, quien llegó a nuestro país el año pasado para dar seguimiento a las escuelas que ya han comenzado a implementar esta revolucionaria metodología.

Tzvika Feldfogel estudió Ingeniería, Matemáticas y Ciencias de la Computación y también se dedicó a la música y al ajedrez. Desde hace 20 años vive al lado de Tel Aviv, en un barrio de 50 mil habitantes. “Aprendí a jugar al ajedrez a los seis años. Jugué de niño pero después no jugué por mucho tiempo. A los 15 años un amigo del Liceo me dio un libro de ajedrez, y entonces lo retomé, fui al club, empecé a jugar en serio y a competir. Lo retomé no como profesional sino como hobbie, porque es casi imposible vivir del ajedrez. Hay 50 personas que viven bien del ajedrez en el mundo, pero uno de los cofundadores de Mind Lab es Maestro Internacional, y lo logró a los 48 años, que es algo excepcional. Es una persona muy inteligente. Fue mi primer profesor de ajedrez. Y el fundador que realmente tuvo la idea es Danny Gendelman. Con él me encontré cuando participé de unos juegos simultáneos que se realizaron en Israel con un gran maestro de ajedrez. Había cinco personas jugando en simultáneo, nos encontramos y casi le gano. Entonces él me dijo ´¿por qué no te venís al club?´ Me dijo que se iba a ‘abrir una empresa´ y me invitó a trabajar en ella. Le dije que sí. Así de simple comenzó todo…  Me dijo ´vamos a enseñar cómo mejorar las destrezas de pensamiento a través del ajedrez´. Le dije que me gustaba la idea. Yo vivía en el norte, a unos cien kilómetros de Tel Aviv, no viajaba todos los días a la ciudad, pero me venía dos días por la semana a enseñar en las primeras clases que tuvimos en dos escuelas. Y enseñaba también Danny y otros dos profesores. No teníamos nada escrito, ninguna carrera de educación y ningún título docente; no sabíamos casi nada de educación, pero sí teníamos muchísimas ganas de hacer algo bueno y distinto».

Al consultarle cómo cree entonces que tuvieron éxito con el método de enseñanza, explicó: «El concepto de ajedrez no funcionó como queríamos al principio. Queríamos enseñar lo cognitivo, que es lo principal en un ajedrecista, pero también inteligencia emocional y social. Eran los años ´90, pero no se hacía nada porque nadie tenía la mínima idea de cómo hacerlo. Entonces, realizamos un movimiento en dos sentidos: quitamos el ajedrez, e integramos juegos más simples con los cuales podés explicar y aprender las reglas en cinco minutos, pero son lo suficientemente profundos para lograr los propósitos pedagógicos centrales, que son enseñar estrategias para planificar, para gestionar recursos, para superar obstáculos, para reforzar la perseverancia, etc. El segundo movimiento fue ampliar la gama de las certezas que enseñamos y no por ser extraordinariamente inteligentes, sino porque nos dimos cuenta de que eso es una de las cosas que falta en la escuela de hoy. En general no hay que ser tan inteligente: hay que ser más flexible y estar atento al interés de los alumnos; si funciona, avanzar y reforzar, y si no buscar otros caminos que te lleven a mejores resultados, pero la motivación y el análisis son fundamentales en todo este proceso de innovación”.

Accelium in action! Watch it until the end! It's great, I promise 😁 Accelium session in The Municipal school in Argentina.Well done Accelium Argentina!

Publicado por Accelium en Jueves, 17 de octubre de 2019

Afirmó que el sentido sería desaprender para aprender. «Tuvimos la ventaja desde mi análisis de ser ignorantes de las metodologías tradicionales de enseñanza. Entonces hicimos algo intuitivamente y con esa ignorancia hicimos aparentemente cosas que estaban bien y las fuimos mejorando. De dos escuelas en las que comenzamos a trabajar en el año 1994 luego se sumaron veinte, y llegamos a 400 escuelas en el año 2000. En ese momento ya éramos por lejos la empresa más grande”.

EL PROYECTO FUERA DE ISRAEL

«En España aprendimos mucho. Allí vendimos proyectos a escuelas privadas, a las más prestigiosas. Les vendimos toda la propiedad intelectual, capacitación, pero fue un modelo comercial muy malo porque perdimos control de la propiedad intelectual. Lo que pasa es que la escuela empieza muy entusiasmada y va desapareciendo ese entusiasmo porque no hay ningún agente de cambio. Pero no lo sabíamos. Cometimos el mismo error también en Latinoamérica en 2005, pero logramos proyectos muy buenos en Colombia, en Dinamarca, en Perú, con miles de escuelas en total y con gran éxito».

היום ביקרנו בבית הספר גוונים באורנית! התנעה של תוכנית אקסליום עם צוות המורות ותלמידי כיתה ז'.

Publicado por Accelium en Martes, 5 de noviembre de 2019

El Método se llamó MindLab «porque era un laboratorio de la mente, un laboratorio físico con todos los materiales tangibles, los juegos, la literatura, las guías de los docentes, los libros de ejercicios, y la capacitación. Nos quedamos con el nombre, pero cambiamos el modelo. El modelo desde el año 2016/2017 ya fue de servicios. Nos convertimos en una empresa de software y servicios, que tiene distribuidores locales, capacitamos a través del distribuidor local a los docentes de las escuelas, los colegios compran el servicio, una licencia anual o una licencia por estudiante por año. Y ese modelo desde el punto de vista pedagógico siempre es mejor porque tenemos un equipo local que asegura que llegue a las clases, y que funciona; es un agente de cambio educativo. A través de esta infraestructura llegamos a más de un millón de estudiantes, después a más de dos, miles de escuelas, culturas diversas, en Australia, en Europa, Latinoamérica, en Asia”, resaltó Tzvika, quien aseguró que se retroalimentaron de experiencias y opiniones de los colegios. «No existe otra manera de hacerlo. No éramos una empresa de software» sino «de contenidos y la metodología, súper innovadora; hasta el día de hoy no hay nada parecido”.