Loading...

Novedad en carreras de medicina: aprenden a escribir poesías para comprender más a los pacientes

Home / Novedades / Novedad en carreras de medicina: aprenden a escribir poesías para comprender más a los pacientes

En las carreras de medicina o en los cursos para graduados ahora se incluyen la lectura y la escritura de poesías. Buscan que los profesionales de la salud escuchen más las historias de los pacientes y no tengan en cuenta solamente la atención de los síntomas, devolviéndole humanismo a la profesión y rescatando el relato que cada paciente va construyendo en su diálogo con sus médicos.

Durante los últimos diez años, creció el interés por la lectura y la escritura de poemas dentro de la comunidad de médicos y enfermeros en todo el mundo. En Argentina ya se incluye dentro de los programas de formación de los profesionales de la salud o como actividad de posgrado, y se hacen concursos provinciales, nacionales e internacionales de los que participan producciones sobre el dolor, la curación, la ansiedad o el miedo que suelen experimentar los pacientes al enfrentarse al diagnóstico de una enfermedad o los tratamientos, consigna diario Infobae.

«No puedo imaginar el trabajo de curación sin la presencia de la poesía en mi vida, y cómo realmente trae, siempre a mí, el recordatorio de que somos a la vez nuestros cuerpos físicos tanto como nuestras historias. Nosotros no somos sólo la suma de nuestros datos y nuestros resultados de las pruebas de laboratorio y nuestros informes de las tomografías computadas, somos seres humanos con una voz», dijo Rafael Campo, el profesor de medicina de la Universidad de Harvard, que fue elegido como el nuevo editor de poesías en la prestigiosa revista JAMA, publicada por la Asociación Médica Estadounidense.

En las próximas semanas se anunciarán los ganadores de la Iniciativa Hipócrates, con base en Londres (Inglaterra), creada hace 10 años con el fin de destacar el trabajo de médicos que escriben. Los poemas que son distinguidos se publican luego en un libro de antologías. Uno de sus ganadores fue el doctor Campo.

Todas las actividades que incluyen a la poesía tienen como finalidad que los médicos pueden escuchar y comprender mejor a sus pacientes, que entiendan que, más allá de una cantidad de síntomas, son personas con historias personales que pueden estar atravesando un mal momento.

En la historia de la humanidad, gran cantidad de médicos fueron poetas. Uno de los más famosos fue John Keats, el poeta romántico inglés que también fue cirujano y murió de tuberculosis a los 25 años.

En las carreras de medicina o en los cursos para graduados ahora se incluyen la lectura y la escritura de poesías.
En las carreras de medicina o en los cursos para graduados ahora se incluyen la lectura y la escritura de poesías.

En la actualidad, la poesía forma parte de la currícula y de proyectos narrativos de universidades de los Estados Unidos, Canadá, Europa, Latinoamérica, Medio Oriente y Australia.

En diálogo con Infobae, el médico del Servicio de Clínica Médica del Hospital Italiano de Buenos Aires y uno de los directores del curso de posgrado «Habilidades narrativas para los profesionales de la salud», Jorge Janson, resaltó: «La poesía da la posibilidad de tomar contacto con una sensibilidad que de otra forma pasaría desapercibida. Permite expresar con palabras aquello que no aparece fácilmente en la conversación. Un acto poético es creativo y encontrar la veta de la creatividad frente a un paciente puede potenciar enormemente la consulta, su sentido y su continuidad».

Cuando los médicos y los enfermeros van a los talleres del hospital, «rescatan poemas que escribieron en el pasado. Otros comienzan a escribir, y otros no escriben poesía, pero aprenden a leer a su paciente poéticamente», agregó y detalló: «El saber médico pertenece al núcleo duro de las ciencias biológicas y se desarrolla en ámbitos ajenos al consultorio. Por otro lado, las conversaciones que se dan en la consulta y en el encuentro con el otro, el paciente, o con el colega necesitan que uno sea hábil narrativamente. Esos encuentros necesitan que podamos estar abiertos a palabras inesperadas, a decires intensos, a recuerdos, a descripciones minuciosas, al ritmo propio de cada persona, a las contradicciones. La poesía condensa todo eso y mucho más. Aquel médico que logra habilidad narrativa y poética hace que su práctica sea flexible, sensible, atenta y acompasada».

A su vez, en el Hospital El Cruce, en el partido de Berazategui, los residentes de clínica médica cursan una vez por semana la asignatura «medicina narrativa», en la que leen poesías y aprenden a escribirlas. «Por su formación durante la carrera de grado, los médicos clasifican y se estructuran mentalmente de una manera muy particular. En cambio, a través de la poesía, empiezan a crear otras alternativas cuando las clasificaciones habituales no alcanzan, porque el discurso de los médicos suele ser tajante. Con la poesía, el profesional puede percibir que hay muchas posibilidades al dar la información sobre diagnósticos y tratamientos a los pacientes. Favorece que no sólo vea los síntomas que tienen los pacientes, sino también que haga preguntas abiertas, y que tenga más cuenta la historia de cada paciente», dijo la coordinadora del curso y especialista en medicina narrativa, doctora Beatriz Carballeira, en contacto con el mismo diario.