Loading...

Olimpíadas Latinoamericanas de Astronomía: dos medallas de oro y dos de bronce para estudiantes argentinos

Home / Novedades / Olimpíadas Latinoamericanas de Astronomía: dos medallas de oro y dos de bronce para estudiantes argentinos

Cuatro estudiantes argentinos de entre 17 y 19 años brillaron en la Olimpíada Latinoamericana de Astronomía y Astronáutica para alumnos de nivel secundario que se desarrolló en la ciudad de Puebla, México. Dos obtuvieron la medalla de oro y otras dos, de bronce. Se trata de dos chicos y dos chicas de Buenos Aires, Córdoba y Rosario.

Jean Paul Louys (Colegio Nacional de Buenos Aires) y Juan Ernesto Recoaro (Instituto Politécnico de Rosario) ganaron el máximo galardón en las pruebas teóricas grupales; Recoaro consiguió además el primer puesto en los test de Cohetería. Sus compañeras, Nuria Abigail Plebani (Instituto Sagrado Corazón de Córdoba) y Cecilia María Ciaffone (también del Buenos Aires), fueron reconocidas con la medalla de bronce.

Juan Ernesto tiene 19 años y ostenta una vasta experencia en olimpíadas nacionales: participó en las de Matemática, Física, Química, Ciencia Junior, Biología, Tecnología, ahora de Astronomía y la próxima, que será su última (porque egresa del secundario), es la de Energía y Medio Ambiente.

Su cosecha de premios es destacada. En la nacional de Física sacó tres veces medalla de oro; en la internacional de la misma disciplina sacó una bronce y una mención especial. Y fue también plata en las Olimpiadas Latinoamericanas de Ciencia Junior. Ahora, sumó el oro en Astronomía.

Según detalla diario Clarín, el joven asegura que está todo el día estudiando. Un día común de Ernesto son «doce horas de estudio» continuo. «Le pongo voluntad y esfuerzo, pero principalmente son cosas que me gustan», explica el joven, que quiere ser físico y confiesa que antes de participar en las olimpíadas lo único que sabía de Astronomía era que «la Tierra gira alrededor del Sol y los nombres de los planetas del sistema solar». «Fui aprendiendo a medida que me fui involucrando», asegura.

Él se metió en la competencia gracias a un amigo. Para llegar a la competencia nacional, el año pasado se entrenó durante 6 meses una vez por semana, dos horas por día, con su profesor de ciencias del Politécnico, Lisandro Duri, para competir a nivel nacional. «El primer desafío fue aprender las matemáticas aplicadas a la astronomía que son muy diferentes a las que yo conocía», comenta Recoaro.

Así llegó a ser uno de los cuatro alumnos que formarían la delegación argentina que fue a las olimpíadas latinoamericanas de Puebla y compitió entre el 23 y 26 de octubre.

Los chicos pasaron una semana en esa ciudad mexicana. Tuvieron que superar cuatro instancias en la competencia: dos individuales y dos grupales. Las primeras consistían en pruebas teóricas de física y matemática y de observación de los cielos. Las otras dos, ya en grupo, problemas y una competencia de cohetería. «Tuvimos que armar un cohete de agua a presión. El que llegaba más lejos, ganaba», comenta Juan.

La prueba se realizó en una cancha de fútbol donde los competidores estaban una punta con las plataformas de lanzamiento y en la otra había una valla. «La mayoría de los cohetes no llegaban a la valla. El nuestro la pasó volando por arriba», destaca con orgullo e indica que el éxito de su cohete de agua pasó por el diseño. «Tenía una punta paraboloide de rotación, que es el que se usa en los aviones. Esto nos dio la ventaja», subraya Juan.

Jean Paul, por su parte, ganó el oro en una de las pruebas teóricos grupales. Cuenta que las pruebas eran de tres horas y media, y la que él ganó consistía en tres problemas teóricos a las cuales tenían que proponer una solución a cada uno.

La Astronomía le empezó a gustar desde el primer año de la secundaria. También participó en otros olimpíadas como en la de Física, Matemática y Química. En la Iberoamericana de Física logró una medalla de plata, mientras que en 2016 consiguió una de bronce en las olimpíadas internacionales de Matemática.

Jean Paul también quiere seguir la carrera de físico. Cuenta que entrenó durante todo el año. Además de participar en las video conferencias por Skype con Leiva, iba una vez por semana con dos profesores del Nacional Buenos Aires a realizar ejercicios o consultar dudas sobre algunos problemas.

«Me gustó mucho al experiencia. Conocés a gente de otros países que son muy buena onda y con los que compartir inquietudes parecidas«, comenta Louys.

A los chicos los acompañaron ​ la profesora Sonia Raquel Perasolo, del Instituto Sagrado Corazón de la localidad de Oliva (Corrientes), como observadora, y lo investigadores del Observatorio Astronómico de Córdoba, Martín Leiva y Mónica Oddone en carácter de delegados.

Leiva destacó que el equipo argentino haya conseguido cuatro medallas entre 52 estudiantes de once países que participaron del concurso, y contó que de las últimas olimpíadas nacionales de astronomía participaron 350 chicos de todo el país.

Las próximas olimpíadas latinoamericanas se realizarán en Ecuador. «Estamos listos para volver a triunfar el próximo año», anticipó Leiva, quien le reclama al Gobierno Nacional que las competencia nacional sea oficial como la son las de Matemática y Física,  informó el mismo diario.