Loading...

Cognición y emoción: ¿Qué puede esperar de la neurociencia la educación?

Home / Cognición y emoción: ¿Qué puede esperar de la neurociencia la educación?

Lingüista de origen italiano, Bruno della Chiesa se describe a sí mismo como un “cosmopolita ocupado”. Actualmente es profesor de la Universidad de Harvard (EE.UU). Fundó y dirigió entre 1999 y 2008 el proyecto “Investigación del cerebro y Ciencias del aprendizaje” en el centro de la OCDE para la investigación e innovación educativa y se le considera uno de los fundadores de la Neurociencia educacional.

El académico Bruno della Chiesa, considerado uno de los fundadores de la neurociencia educativa, ha afirmado en el ICOT Bilbao que el miedo al maestro es «el peor enemigo» del aprendizaje.

Della Chiesa, lingüista ítalo-franco-alemán, ha intervenido en la segunda jornada de la Conferencia Internacional de Pensamiento ICOT (International Conference on Thinking), el más importante congreso internacional sobre pensamiento e inteligencia en la educación, que se celebró en la capital vizcaína.

En su conferencia sobre «Qué puede esperar la educación de la neurociencia», ha explicado que si el «placer» que experimenta el cerebro humano cuando comprende algo que no entendía es el «mayor aliado» del profesor. «Cuando uno tiene miedo -ha explicado-, el sistema límbico o primitivo del cerebro toma el mando para proteger al individuo de forma instintiva y si uno tiene miedo, al maestro, por ejemplo, la amígdala, que esta implicada en la facultad de la memoria inmediata, no puede concentrarse en memorizar contenidos».

En este sentido, ha afirmado que «el peor enemigo del aprendizaje de otras lenguas y culturas distintas es el miedo al desconocido, al extranjero, al que habla una lengua diferente, lo que en griego se llama xenofobia».

Ha rechazado la idea que haya un tiempo en la vida de las personas que sea demasiado tarde para aprender cosas nuevas.

«Es mentira -ha exclamado-; nunca es demasiado tarde para aprender una nueva lengua como el japonés, el quechua o el euskera, por ejemplo, esto es un mito. El cerebro se reconfigura durante toda la vida”.

En la conferencia también se dedicó a desmontar algunos de los que llamó «neuromitos» extendidos por todo el mundo por los que denominó «neurocharlatanes» y «neurotraficantes» a quienes opinan sin conocimientos.

Entre ellos, citó algunos «chistosos» como «que solamente usamos un 10 % del cerebro, que hombres y mujeres tienen cerebros diferentes o que los hombres utilizan más el lado izquierdo del cerebro y las mujeres el derecho», y otros, «más peligrosos», como el de que «algunos individuos son inteligentes; es decir, tienen facilidad para aprender y otros no».

Este último es, a su juicio, un neuromito muy dañino porque niega la capacidad de mejora de los seres humanos; «es como condenarle a una cadena perpetua», ha sentenciado.

El fundador y director entre 1999 y 2008 del proyecto «Investigación del cerebro y Ciencias de aprendizaje» de la OCDE, ha opinado también sobre el papel de los medios de comunicación en la sociedad actual y de lo que se ha dado en llamar la «sociedad del conocimiento».

Della Chiesa ha advertido de que no es lo mismo publicar información que transmitir conocimiento y ha considerado que «nuestros medios de comunicación son fantásticos cuando se trata de publicar información, como puntos no relacionados, sin ningún tipo de sentido, pero que lo que falta es opinión fundamentada».

«Lo que pasa -ha criticado-, es que en el mundo hay gente que puede conectar esos puntos y transformar esa información en conocimiento y hay gente que, por distintas razones, educativas entre ellas, no puede hacerlo. Y si los medios de comunicación no transmiten conocimiento sino información no es por accidente; tienen motivos». Ha considerado que esos motivos son, entre otros, que «los medios de comunicación, son herramientas muy poderosas de los poderes dominantes políticos y económicos, no quieren que tu adquieras conocimientos y hacen todo lo posible para ello».

También ha calificado de «tontería completa» la idea dominante actualmente en los países occidentales de que «estamos inmersos en la sociedad del conocimiento».

«Enséñenme una sociedad humana en cualquier lugar del planeta y en cualquier período de la historia que no tuviera conocimiento, o acaso los incas, los aztecas o los egipcios no tenían conocimientos? Hasta nuestros antepasados en las cavernas tenían un tremendo conocimiento de su entorno para sobrevivir».

Luego de terminar su exposición en castellano, este singular y carismático personaje que domina varios idiomas nos agradeció la revista que le obsequiamos, felicitándonos por su estética y sus contenidos.