Loading...

EDUCACIÓN EN FINLANDIA: APRENDIZAJE PARA LA VIDA

Home / EDUCACIÓN EN FINLANDIA: APRENDIZAJE PARA LA VIDA

En el marco del lanzamiento del Programa de Competencias Digitales para Colegios de Digital House, Emilia Ahvenjärvi (Counsellor, Education and Science Team Finland Knowledge) brindó una charla sobre “Educación digital en Finlandia”. Revista Colegio asistió a su exposición, en donde la especialista resumió los principales ejes en los que se basa el modeloeducativo en ese país nórdico, que actualmente es un referente a nivel mundial.

Nota: Marcelo Rivera / Cecilia Mourelos

En la conferencia brindada en Digital House, Emilia repasó los principales aspectos de los fundamentos del giro transformacional que la educación le dio a Finlandia como país. Los ejes más importantes de su charla giraron en torno a tres pilares básicos: la educación como factor de transformación social, el desarrollo de habilidades blandas, y la relación de alumnos (nativos digitales) y docentes con las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC).

La educación como factor de transformación social 

“Muchas entidades quieren aprender de nosotros pero desconocen el trabajo previo que debimos hacer para llegar a lo que somos actualmente. Hace 100 años, Finlandia era un país agrario, muy pobre, que estaba por detrás de muchos otros países europeos e incluso de Argentina, en materia de desarrollo, pero gracias a la educación, que ha sido siempre nuestra gran apuesta, llegamos a ser hoy en día un referente europeo.

Hace 50 años estábamos mucho más atrasados que Argentina, que era un ejemplo educativo a nivel mundial. De allí viene la convicción de los finlandeses por la educación, que no es sólo un valor sino una práctica que nos ha sacado de donde estábamos y es la apuesta también para el futuro. El éxito del país es el éxito de cada ciudadano, y estos desafíos se encararon desde la educación.

Emilia Ahvenjärvi (Counsellor, Education and Science Team Finland Knowledge)
Emilia Ahvenjärvi (Counsellor, Education and Science Team Finland Knowledge)

Dicen que los finlandeses somos diferentes. Es cierto que hay condiciones culturales, elementos climáticos, históricos que influyen en cómo nos motivamos, cómo actuamos, cómo pensamos y nos dirigimos hacia distintos temas pero no son determinantes. En todos los países del mundo están las condiciones para el éxito, para crear soluciones sociales disponibles para el bien de todos.

Estamos ante desafíos importantes: nuestros empleos están cambiando y los niños que nazcan en la actualidad van a cambiar de profesión hasta 10 veces en su vida; incluso surgirán nuevos empleos que no conocemos. Actualmente es necesario pensar en resolver distintas problemáticas cruciales y urgentes, como es el cambio climático. No podemos pensar que los jóvenes que educamos lo van a resolver sino que debemos hacerlo de inmediato nosotros mismos. No importa si venimos de Finlandia o de Argentina. Tenemos que plantear cómo aprendemos, cómo actuamos para dar respuesta a estos temas.

Precisamos jóvenes capaces de reflexionar, empáticos y emprendedores. Como no sabemos los conocimientos que necesitaremos en el futuro, sabemos que todas las habilidades y competencias que aprendamos aportarán a que las personas puedan responder a los desafíos que tenemos. ¿Cómo integrar materias para aprender estas habilidades? En el mundo escolar empezamos a pensar cómo aprendemos. ¿Creamos una asignatura de curiosidad, de trabajar en equipo o de conciencia medioambiental?

Muchas veces parece que la discusión de cómo integrar esas materias se limita a los calendarios horarios y los planes que tenemos. ¿Dónde aprendemos esas habilidades? En nuestro caso, la solución importante ha sido integrarlo en el currículo nacional. Lo más importante de un plan de estudios de un colegio es que no venga dado desde arriba sino que salga desde las aulas, que los docentes y alumnos estén integrados preparándolo. Es la única manera en que todos los que formamos parte de la sociedad podamos comprometernos con el plan. Éste debe ser lo suficientemente flexible para adaptarse a cada requerimiento o elemento local, sin ser extraño a nuestra cultura o comunidad escolar. También es muy importante que los docentes sepan cómo implementarlo”.

Desarrollo de habilidades blandas: lo importante no es qué aprender sino cómo aprender

“Según mi experiencia, en América Latina hay tal enfoque en logros y conocimientos académicos que lo básico en cuanto al aprendizaje para la vida se olvida. En nuestros colegios, esto significa que toda la escuela es un espacio de aprendizaje para la vida. Si ensuciamos el escenario, aprendemos a limpiarlo junto a las personas que se encargan de esa tarea; cuando comemos hay turnos que trabajan con el personal del comedor para preparar el almuerzo, para servirlo y limpiar las mesas. Tenemos en la Secundaria una asignatura que se llama Economía Doméstica, que existe desde finales de los años ‘70 y fue una de las claves para la igualdad de género en nuestros hogares porque allí todas las personas aprenden cómo se cocina, cuánto cuestan las cosas que se compran en el supermercado, qué productos son nutritivos, cuáles no, cuáles pueden engordar, qué programa usamos en la lavadora, cómo planchamos. Lo aprenden los niños y las niñas y a todos les encanta esta asignatura.

Cuando recibimos a visitantes de colegios latinoamericanos nos dicen que esas clases con lugares que imitan una casa son impresionantes, pero se preguntan cómo decirles a los padres que los chicos van a cocinar o limpiar en la escuela. Es un paradigma importante que esta región debe cambiar.

Todos tenemos que tener estas habilidades básicas para la vida; no importa si después las usamos o no. La escuela es un espacio hermoso para aprender cosas básicas de la vida. No hacemos nada con científicos, psicólogos, biólogos o historiadores que no tengan las habilidades básicas ni la empatía de entender que somos seres humanos e iguales».

Relación de los docentes y alumnos (nativos digitales) con las Tecnologías de la información y la Comunicación (TIC)

“Ya dijimos que nuestros jóvenes son nativos digitales pero tuvimos que entender que eso no implica que tengan pensamiento crítico automáticamente, que puedan entender qué es lo que significan diferentes mensajes y cosas que ocurren en las redes o la información que nos llega de diferentes medios. Entonces, uno de nuestros objetivos dentro de todas las asignaturas que enseñamos es la lectura de diferentes registros lingüísticos, y también podríamos incluir el Lenguaje en Programación. En Finlandia, éste principalmente se enseña dentro de las Matemáticas pero puede estar incluido en otras materias porque este currículo con objetivos en competencias trata de integrar las asignaturas que enseñamos. Cuando entró en vigor esta currícula con estos objetivos en competencias en 2016 se habló de que Finlandia iba a eliminar todas las asignaturas, algo que no es cierto porque los profesores tampoco están preparados para ello.

Un plan de estudios tiene que ser algo muy conectado con la realidad. No es un logro tener un plan de estudios que integre todas estas competencias o habilidades del siglo XXI. El reto es poner todo en práctica. Creo que ésa es una de las claves de Finlandia como país: poner en práctica todo lo escrito en el plan de estudios.

En relación con las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), para nosotros fue un proceso importante de aprendizaje. Hemos pasado por un momento de indiferencia de los docentes. Había requisitos y objetivos para que los procesos de aprendizaje se digitalizaran y los docentes no avanzaban lo suficiente hacia ellos. Esto ocurría porque en Finlandia ellos tienen una alta formación, una maestría, y nos ha funcionado bien el hecho de que saben autoevaluarse y cuándo tienen que actualizar sus conocimientos pero esto no ocurría con la digitalización.

Fue una transformación tal vez demasiado rápida. Tuvimos que fortalecer mucho la capacitación con programas similares a los de Digital House y también hemos usado el aprendizaje entre pares, entre los equipos docentes.

Cada colegio tiene personal altamente formado en temas de digitalización, TIC, que apoya a sus pares. Ésa ha sido una de las claves para salir adelante. La digitalización no es un fin en sí misma sino una herramienta.

Nuestra situación sigue siendo muy favorable en el sentido de que la profesión docente es muy popular en Finlandia, donde solamente se ofrece en las universidades científicas y apenas un 10% de los interesados en ella pueden trabajar en el campo educativo. Estas universidades pueden elegir entre los más aptos para la docencia, no necesariamente en cuanto a sus notas sino los más adecuados para su profesión. La docencia es una profesión muy apreciada socialmente. Entendemos como Nación la importancia de la educación y los docentes tienen una alta formación. Es algo cultural de nuestro país porque la educación nos sacó de la pobreza.

En cuanto a la posición de los docentes, nos hemos ido moviendo hacia un enfoque en donde nos centramos en cómo aprender, más que en el qué aprender, y en los alumnos y procesos de aprendizaje; los profesores también fueron cambiando el rol: de ser la única fuente de conocimiento, de ser el que dicta lo que hay que aprender, pasaron a ser guías de aprendizaje, las personas que van caminando junto a los alumnos en el proceso. Especialmente, la digitalización dio una oportunidad importante para dejar de tener ese rol de tanta autoridad. Como muchos docentes no son expertos en temas digitales pudieron quedarse a un lado, en un proceso en el que aprenden todos, ellos incluso, y los alumnos se ponen en el rol del que enseña.

Fue un contexto muy bueno para otros temas, objetivos y métodos, como el aprendizaje por proyectos. La digitalización está cambiando la forma de aprender. Es una oportunidad para transformar los métodos de enseñanza.

Nuestra propuesta es ser un país donde todos siempre quieren aprender más. Creo que esto es algo que se puede aplicar a una comunidad escolar”.

Emilia es representante en la región de Team Finland Knowledge. Es magíster en Historia por la Universidad Complutense de Madrid y profesora de Ciencias Sociales. Twitter: @AhvenjarviE