Revista Colegio

Las mejores propuestas educativas

El futuro del trabajo

Una de las temáticas que trabajamos este año en Expo DECIDIR fue el Futuro del trabajo. Al momento de decidir una carrera, los jóvenes fantasean con que lo que elijan será su única opción y los que le marque su ocupación a lo largo de su vida.


De profesión Analista de sistemas, llevo trabajando más de 20 años en el mundo empresarial (multinacional y pymes) para diferentes áreas de negocios y muy cercana a la de Recursos Humanos, ayudando en selección de jóvenes profesionales, como agente de cambio en nuevos paradigmas de cultura organizacional y mentoring a jóvenes.

En los últimos años, el camino me llevó a una profundización en los aspectos más humanísticos y de concientización, tanto en el mundo profesional y personal, desencadenando en una nueva visión y propósito hacia el sentido humano y ocupacional.

Mi visión es hacer de puente conector entre generaciones de jóvenes y expertos de una manera holística e integradora,  y abarcando diferentes aspectos que convergen como la innovación, negocios y consciencia.

Expo DECIDIR me ayudó a acercarme a la generación de jóvenes para entender sus necesidades y así poder desarrollar programas complementarios a la escuela, orientación vocacional desde el conocimiento más interno del ser, y charlas acordes a los que le deparara el camino al terminar el nivel secundario.

Una de las temáticas que trabajamos este año fue “Futuro del trabajo”.  Al momento de decidir una carrera, los jóvenes fantasean con que lo que elijan será su única opción  y los que le marque su ocupación a lo largo de su vida. Siempre les digo que por un lado  no hay carreras (no corremos a nadie) sino caminos. Por otra parte la globalización, la automatización, las nuevas tecnologías, la posibilidad de crear nuevos modelos de negocios, la virtualización, les dará un abanico de posibilidades que ni aun hoy podemos imaginar.

De hecho la proyección para el 2030 es que el 50% de trabajos actuales no existirán más y 50% de los futuros aún no  existen. El 65% de la generación en la primaria, trabajarán en profesiones que aun no existen. Lo interesante es que estas profesiones serán creadas en gran medida por los jóvenes que están actualmente terminando el secundario. Esto muestra una gran oportunidad para la nueva generación pero, en contrapartida, un gran desafío. Gran parte de la preocupación que traen los jóvenes y los no tanto, es que a futuro pierdan su puesto de trabajo por la automatización. Ellos serán los que tomen decisiones de qué actividades o procesos son para automatizar y cuales son para ser manejados desde lo humano. Pero para esto tienen que tener muy claro el discernimiento entre el potencial humano y tecnológico. Creo que nuestra contribución a esta generación es justamente ayudarlos a empoderarlos como humanos en las habilidades blandas, que son en las que demostrarán su mayor potencial, y descubrir que pueden SER mucho más de lo que piensan. Asimismo, darles los conocimientos del mundo de los negocios ya que de una forma u otra emprenderán y crearan nuevos modelos que aun no existen.  

Es esencial empezar con un trabajo de concientización de equilibrio, entre habilidades humanas y tecnológicas para que las decisiones en manos de la nueva generación, sean las más acertadas para un futuro mejor.