Revista Colegio

Las mejores propuestas educativas

“Innovar es un arte, atrévanse a innovar en la escuela”

Estamos ante uno de los mayores desafíos de la historia de la educación: ¿Cómo hacer frente al gran reto de educar niños digitales que empiezan la escolaridad ahora y vivirán en el siglo 22, con docentes analógicos en colegios creados para el modelo de la Revolución Industrial? ¿Qué implica innovar?¿Por dónde empezar?


Estamos ante uno de los mayores desafíos de la historia de la educación: ¿Cómo hacer frente al gran reto de educar niños digitales que empiezan la escolaridad ahora y vivirán en el siglo 22, con docentes analógicos en colegios creados para el modelo de la Revolución Industrial? ¿Qué implica innovar?¿Por dónde empezar?

A veces para crear una visión es mejor hacer preguntas ontológicamente profundas y no creerse dueños de las mejores respuestas. Quizás en este sentido, mirando hacia atrás, encuentre luego de veinte años de trabajo la plataforma de despegue de la revista COLEGIO.Han pasado dos décadas y la revista goza de buena salud, en permanente crecimiento. ¿Cómo es posible esto cuando la gráfica atraviesa el peor jaquemate de su historia con el advenimiento de las plataformas digitales y el boom de las crisis sociales?

Simple, hemos entendido el cambio de paradigma de la época y nos hemos adaptado a los cambios, con una contemplación podría decirse artística, mirando todo lo que sucedía fuera de nuestra oficina, es más hoy casi ni vamos a la oficina!!La escuela, en cambio, tal como dice FabianProvenzano en su capítulo en el libro “Un giro copernicano a la educación” pareció pasar más de dos siglos con las ventanas tapadas sin observar lo que estaba pasando en el mundo de la ciencia, la tecnología e impactando a la sociedad,  en el mundo del empleo y los cambios poderosos que se sucedían en el ambiente, el clima y hasta en el seno de la constitución de las familias.

Retomando el primer párrafo, quisiera brindarles, desde mi experiencia, un aporte que puede ser útil para aquellos equipos de trabajo que quieran innovar en la escuela, o en cualquier institución que tenga como finalidad impactar positivamente en su contexto social:  quisiera destacar cuatro conceptos que, a mi juicio, intervienen en los procesos de innovación: cuestionar, ser resilientes, emprender, liderar en un contexto caórdico.  

1) Cuestionar: Para innovar debemos incomodarnos para incomodar. Una de las problemáticas que observo en las organizaciones educativas es que tienen una alta complejidad relacional y una de las contrariedades es que las personas que las componen están acostumbrados a un área de confort. Rompan con eso», no hay peor enemigo para la innovación que la comodidad. La innovación es hija de la creatividad y esta, muchas veces, de la necesidad.

2) Ser resilientes: Cuando terminé el Secundario, en la Dictadura del proceso Militar, estudié educación física porque tenía facilidad para el deporte; jugaba al vóley y luego practiqué este deporte en el alto rendimiento. Estudiando sucedió la Guerra de Malvinas, que me marcó como a toda mi generación. Esa guerra me hizo repensar la función de los medios de comunicación y cómo manipulaban a la opinión pública. Por eso me decidí a estudiar Comunicación Social y Periodismo. Hay cuestiones que nos impactan profundamente, ontológicamente, y esas cuestiones también pueden impactar a otros.Muchas veces desde contextos adversos podemos interesar, profundizar y generar ideas que tengan valor e impacto social. Trabajé 10 años en escuelas públicas de barrios carenciados y me enfrentaba con casos de abusos y violaciones,  peleas y conflictos en un contexto adverso que me fue formando como persona y profesional. Luego estudié coaching ontológico y organizacional, todo esto me ha permitido tener una mirada ecléctica y rediseñarme como profesional y tener distinciones que me permiten liderar colaborativamente equipos de trabajo.

3) Emprender: «La escuela tradicional no me preparó para emprender. Sin embargo, hace 20 años fundé una empresa que tenía como objetivo brindar una herramienta más de debate sobre la transformación que estaba impactando en la educación. Desarrollamos una revista cuyo eje central era la innovación educativa. Esto de emprender se conecta con la resiliencia. Recuerdo todos los oficios y profesiones que desaparecieron en 20 años en esta industria de la comunicación. No había internet; mucho menos íbamos a hablar de redes sociales», porque no importa tanto qué tecnología es la de vanguardia sino la actitud de abrirse al aprendizaje.

4) Liderar en un contexto caórdico: Los contextos jamás son ideales en Argentina. Siempre son de crisis. Así nunca nos decidimos a innovar porque el contexto no acompaña. Desháganse del miedo, que es un principal obstáculo que hay que sortear. Anímense a liderar el cambio. Asuman esa responsabilidad. Los desafío a innovar para cambiar la cultura escolar y así poder cambiar la sociedad.

Quisiera agradecerle profundamente a todo el equipo de trabajo de la revista, a los proveedores que interactúan con nosotros y a las instituciones educativas y empresas con las cuales hace tantos años que nos hemos relacionado, generando mucha empatía, confianza y hermosos proyectos que se han sostenido en el tiempo gracias al trabajo y la pasión de todos.

No hacemos solo una revista en papel, hacemos eventos, jornadas, capacitaciones, congresos y alianzas para dar a conocer todo el trabajo que se hace por mejorar la calidad de la educación en la Argentina, en la región y en el mundo. Desde esa visión los invitamos a compartir nuestro viaje en revistacolegio.com y en todas nuestras plataformas .

Un abrazo